Convertir la pandemia en oportunidad…

Come trasformare la Pandemia in opportunità

Sento la paura collettiva del morire come il grido di un bambino quando è tolto dal suo gioco preferito.

Tutti vivono nella speranza di trovare il senso della propria vita, e questo è quanto basta alla vita stessa, quando la morte è lontana.

Ma quando questa si avvicina, soggettivamente e collettivamente, ci prende la disperazione del nostro fallimento.

Forse tutti abbiamo intuito che potremmo vivere diversamente e che questa possibilità l’abbiamo toccata molte volte, ma mai afferrata come nostra vera opportunità.

La mia speranza è che quanto sta accadendo ora, ci convinca che siamo un’unica famiglia umana che vive in un piccolo mondo, e che il comportamento di ogni singolo può trascinare il mondo intero.

Se però uniamo la nostra creatività per il bene comune, forse potremmo vincere ciò che oggi sfida la nostra convivenza, e potremmo vivere ancora a lungo su questo pianeta, facendolo ancora più bello e più giusto.

E’ la condivisione che deve motivare le nostre singole creatività, per fare di questo mondo non una pattumiera, ma il giardino di tutti i viventi.

Approfittiamo di questo male comune per comprendere che, o ci si salva insieme, oppure non ci resta che lottare gli uni contro gli altri per difendere il nostro piccolo spazio ammalato di egoismo e di violenza.

Ricordiamoci sempre che ogni persona, nel suo profondo, desidera essere amata.

Abbiamo l’occasione per incominciare a farlo, e questa scelta ci aprirà il cuore, non solo alla speranza, ma anche alla felicità.

Casanova Staffora, 14 Marzo 2020 Angela Volpini

Siento el miedo colectivo de morir como el llanto de un niño cuando se le quita su juego favorito.

Todos viven con la esperanza de encontrar el sentido de su propia vida, y esto es suficiente para la vida misma, cuando la muerte está lejos.

Pero cuando se aproxima, subjetiva y colectivamente, tenemos la desesperación de nuestro fracaso.

Tal vez todos hemos sentido que podríamos vivir de manera diferente y que hemos tocado esta posibilidad muchas veces, pero nunca la hemos aprovechado como nuestra verdadera oportunidad.

Mi esperanza es que lo que está sucediendo ahora nos convenza de que somos una familia humana que vive en un mundo pequeño, y que el comportamiento de cada individuo puede arrastrar al mundo entero.

Pero si unimos nuestra creatividad para el bien común, tal vez podamos superar lo que está desafiando nuestra coexistencia hoy en día, y podríamos vivir más tiempo en este planeta, haciéndolo aún más hermoso y más justo.

Es el compartir lo que debe motivar nuestra creatividad individual, para hacer de este mundo no un basurero, sino el jardín de todos los seres vivos.

Aprovechemos este mal común para comprender que o nos salvamos juntos, o no tenemos más remedio que luchar entre nosotros para defender nuestro pequeño espacio enfermo de egoísmo y violencia.

Recordemos siempre que cada persona, en el fondo, quiere ser amada.

Tenemos la oportunidad de empezar a hacerlo, y esta elección abrirá nuestros corazones, no sólo a la esperanza, sino también a la felicidad.

Casanova Staffora, 14 de marzo de 2020 Angela Volpini

 

 

Sobre “La senda hacia lo diáfano”

Cita

“La senda hacia lo diáfano es, en orden temporal, el cuarto poemario publicado por Isabel Fernández Bernaldo de Quirós. Leyéndola recorremos esa senda hacia la claridad, tan necesaria, y lo hacemos con emoción contenida; no encontraremos en su obra fanfarrias y desbordes emocionales, sino la palabra cuidada, incluso estricta en su significado y sentido, y por ello lista para disfrutarla en todas sus posibilidades. Isabel Fernández Bernaldo de Quirós nos lleva por el poema hasta su remate, donde nos sorprende con versos breves a modo de sentencias que condensan su decir”.

Alfonso Cebrían

 

a través de Reseña de Alfonso Cebrían sobre “La senda hacia lo diáfano”

Breve ensayo sobre el sentido de la vida (Parte V)

Cita

a través de Breve ensayo sobre el sentido de la vida (Parte V)

Para finalizar con esta serie; sólo dejaré una última cita porque es tan poderosa que cualquier añadido sería un exceso. Pertenece a Richard Dawkins y se encuentra en su libro Destejiendo el arco iris:

«Nosotros vamos a morir y eso nos convierte en los afortunados. Mucha gente nunca va a morir porque ellos nunca nacerán. Las posibles personas que podrían haber estado aquí en mi lugar pero que de hecho nunca verán la luz del día excede en número a los granos de arena del desierto del Sahara. Por supuesto aquellos fantasmas sin nacer incluyen poetas más importantes que Keats y científicos más importantes que Newton. Nosotros sabemos esto porque el conjunto de posibles personas permitidas por nuestro ADN excede  masivamente al conjunto de personas reales. A pesar de estas asombrosas posibilidades, somos TÚ y YO, en nuestra normalidad, los que estamos aquí. Nosotros, los pocos privilegiados que ganamos la lotería de la vida en contra de todas las probabilidades ¿Cómo nos atrevemos a lloriquear por nuestro inevitable regreso a ese estado anterior del cual la inmensa mayoría nunca ha despertado?»

https://borgeano.wordpress.com/2018/10/17/breve-ensayo-sobre-el-sentido-de-la-vida-parte-v/#like-14862

¡Feliz cumpleaños!

Frecuentemente me preguntan que cuántos años tengo…

¡Qué importa éso!

Tengo la edad que quiero y siento. La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso. Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso, o lo desconocido.

Tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos.

¡Qué importa cuántos años tengo! No quiero pensar en ello.

Unos dicen que ya soy viejo y otros que estoy en el apogeo.

Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.

Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso, para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos.

Ahora no tienen porqué decir: Eres muy joven… no lo lograrás.

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo. Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos, y las ilusiones se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada.

Y otras un remanso de paz, como el atardecer en la playa.

¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar, pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones rotas…

Valen mucho más que eso.

¡Qué importa si cumplo veinte, cuarenta, o sesenta!

Lo que importa es la edad que siento.

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.

Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.

¿Qué cuantos años tengo? ¡Eso a quién le importa!

Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento.

José Saramago

Simplemente datos

dltf-9283-60pEn el apogeo del imperialismo europeo, conquistadores y mercaderes compraban islas y países enteros a cambio de cuentas de colores. En el siglo XXI, nuestros datos personales son probablemente el recurso más valioso que la mayoría de los humanos aún pueden ofrecer, y los estamos cediendo a los gigantes tecnológicos a cambio de servicios de correo electrónico y divertidos vídeos de gatitos.

[…]

No es de extrañar que estemos tan atareados convirtiendo nuestras experiencias en datos. No se trata de una cuestión de estar a la moda. Es una cuestión de supervivencia. Debemos demostrarnos y demostrar al sistema que todavía tenemos valor. Y el valor no consiste en tener experiencias, sino en transformar dichas experiencias en datos que fluyan libremente.

[…]

Los humanos ceden su autoridad al libre mercado, al conocimiento masivo y a algoritmos externos debido en parte a que no pueden abarcar el diluvio de datos. En el pasado, la censura funcionó al bloquear el flujo de la información. En el siglo XXI, la censura funciona avasallando a la gente con información irrelevante. La gente, simplemente, no sabe a qué prestar atención, y a menudo pasa el tiempo investigando y debatiendo asuntos secundarios. En tiempos antiguos, tener poder significaba tener acceso a datos. Hoy en día, tener poder significa saber qué obviar.

Yuval Noah Harari

Homo Deus: Breve historia del mañana

Evolución

1960: *Bar Paco*
Tortilla y judías con chorizo. 12 pts

1970: *Mesón Paco*
Tortilla de patatas y Fabada Asturiana. 50 pts

1980: *Cafeteria Paco*
Ración de Tortilla y Ración de Fabada asturiana para compartir. 145 pts

1990: *El Rincón de Paco*
Tortillitas naturales guisadas en su salsa campera y Judías al sabor de la abuela. 370 pts

2000: *Paco’s Delicatessen*
Tortilla cuajada con cebolla roja del Penedés y Alubias en salsa espumosa de foie. 480 pts

2010: *Gastrobar Francis*
Degustación de Tortilla con huevos ecológicos  de corral de gallina rubia navarra, adornados con alubias minué. 48 €

2017: *Can Françoise*
Deconstrucción de Tortilla con gas carbonico con esferificaciones de alubia macha sobre cama de musgo de Bretaña. 330 €.

Guatama Cristo

dltf-5623-70pLos nombres de Dios y en particular de su representante
llamado Jesús o Cristo, según textos y bocas,
han sido usados, gastados y dejados
a la orilla del río de las vidas
como las conchas vacías de un molusco.

Sin embargo, al tocar estos nombres sagrados
y desangrados, pétalos heridos,
saldos de los océanos del amor y del miedo,
algo aún permanece: un labio de ágata,
una huella irisada que aún tiembla en la luz.

Mientras se usaban los nombres de Dios
por los mejores y por los peores, por los limpios y por los sucios,
por los blancos y los negros, por ensangrentados asesinos
y por las víctimas doradas que ardieron en napalm,
mientras Nixon con las manos
de Caín bendecía a sus condenados a muerte,
mientras menos y menores huellas divinas se hallaron en la playa,
los hombres comenzaron a estudiar los colores,
el porvenir de la miel, el signo del uranio,
buscaron con desconfianza y esperanza las posibilidades
de matarse y de no matarse, de organizarse en hileras,
de ir más allá, de ilimitarse sin reposo.

Los que cruzamos estas edades con gusto a sangre,
a humo de escombros, a ceniza muerta,
y no fuimos capaces de perder la mirada,
a menudo nos detuvimos en los nombres de Dios,
los levantamos con ternura porque nos recordaban
a los antecesores, a los primeros, a los que interrogaron,
a los que encontraron el himno que los unió en la desdicha
y ahora viendo los fragmentos vacíos donde habitó aquel nombre
sentimos estas suaves sustancias
gastadas, malgastadas por la bondad y por la maldad.

Pablo Neruda

 

Solo un árbol grande

dltf-7647-55pNo hay muerte ni principios.
Sólo hay un mar donde estuvimos y estaremos,
un mar de peces que son como nosotros,
que vuelan cuando nacen,
que se hunden cuando mueren;
peces voladores
que saltan a la luz
sin llegar a ser ángeles.
Sólo hay un mar
y los alegres saltos de la vida.
Esta curva en el aire,
tan lenta a veces,
sobre ese mar tan codicioso,
no es un arco iris
después de la tormenta,
no es un puente
por donde pueda pasar nadie.

Nuestra vida dibuja
su ascensión y descenso
sobre ese mar humano,
donde la humanidad
realmente vive.
No hay muerte ni principios.
Sólo hay un árbol grande
que sacude sus hojas
para nutrirse de ellas
cuando caigan al suelo.

Manuel Altolaguirre

Dias como hojas de un libro

cuentosdeayeresperdidos

El libro es extenso. Así parece. Los capítulos se suceden sin cesar y tu eres el holograma que representa el papel principal. A veces sientes que eres el protagonista y otras un simple peón de la colosal jugada de ajedrez que es la vida.

No se permite espiar cuantas hojas trae el libro ni quienes son los personajes que lo compondrán, solo nos enteramos con cada vuelta de página.

Dias como hojas de un libro que sin numerar no nos anticipa nada.Ni siquiera el final

Texto: Bett G.C.

libro

Ver la entrada original

Los cabizbajos

El tiempo de los cabizbajos

El Periscopio

cabizbajos-2

Se está convirtiendo en la imagen que definirá a los seres humanos de esta época: los cabizbajos. La testa marcando un ángulo con el tronco de 45º, idéntico al del toro para el descabello. Cualquier lugar de espera, las filas, los semáforos, las calles, si se tercia mientras se camina, los transportes públicos, se pueblan de ellos. Miran el móvil, la Tablet, el ordenador, absortos. Con la variante en largos recorridos de quienes, vencidos por el sueño, se tumban a dormir tronzados hacia adelante para apoyarse en los brazos sobre la mesa. Algunos, en trenes, se tapan la cabeza con el abrigo. La costumbre de la cabezada situaba la columna con la espalda alineada al respaldo, no plegada como una camiseta.

Un modelo estético tan rotundo no es casual. Responde, como casi todos, a hábitos que van cambiando, a necesidades, aspiraciones, incluso a la actitud ante la vida. La reacción…

Ver la entrada original 748 palabras más

Torre del Oro

DLT _ 6034 65pLa Torre del Oro fue levantada en el primer tercio del siglo XIII por la dinastía almohade, en la etapa final de los reinos de Taifas, con el fin de controlar el acceso a Sevilla por el Guadalquivir.

Desde su nacimiento fue llamada por este nombre “Torre del Oro”, que en árabe es Borg-al-Azajal. Su nombre proviene del brillo de oro que proyecta en el río.

“La leyenda cuenta que la Torre del Oro servía como refugio a las damas que cortejaba el Rey Pedro I el Cruel, cuyo amorío mas célebre fue el de doña Aldonza, hermana de doña María Coronel, que vivía aquí, en la Torre del Oro, mientras que su esposa, María de Padilla, habitaba en el Alcázar.”

 

 

La sombra más oscura / The darkest shadow

Extremos

Crónicas de una cámara en Monterrey

Mamiya 645 1000s - Fuji Acros 100@400 - HC110(H) Mamiya 645 1000s – Fuji Acros 100@400 – HC110(H)
Frecuentemente juzgamos el mundo a nuestro alrededor basados en un criterio de extremos: frío o caliente; bueno o malo; blanco o negro.

En la fotografía, las sombras más oscuras resultan siempre de las luces más intensas. Es en esta diferencia que se oculta una infinidad de grises que nos regalan profundidad, textura y dimensión. De la misma manera, hay una infinidad de posibles valores y opiniones escondidos entre los extremos que forman nuestro juicio. Valores que, sin lugar a dudas, hacen más llevadera e interesante esta ocurrencia llamada vida.

We often judge the world around us on the basis of absolute opposites: cold or hot; good or bad; black or white.

In photography, the darkest shadows result from the brightest lights. It’s in this extreme range that lies an infinite scale of grays that, on its own, gives us depth, texture…

Ver la entrada original 46 palabras más