Marinero en tierra

El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?
¿Por qué me desenterraste
del mar?
En sueños la marejada
me tira del corazón;
se lo quisiera llevar.
Padre, ¿por qué me trajiste
acá? Gimiendo por ver el mar,
un marinerito en tierra
iza al aire este lamento:
¡Ay mi blusa marinera;
siempre me la inflaba el viento
al divisar la escollera!

Rafael Alberti

¡Feliz 2019!

Al año nuevo

Con qué quietud apareces
al final en el valle
tu primer rayo de sol alcanza
las puntas de unas pocas
hojas que no se agitan
como si no se hubiesen enterado
y no te conocieran en absoluto
después la voz de una paloma
se anuncia desde muy hondo
al silencio de la mañana

de modo que este es tu sonido
aquí y ahora te escuche alguien
o no es aquí a donde
hemos llegado con nuestra edad
nuestro saber tal cual es
y nuestras esperanzas tal cuales son
invisible ante nosotros
intacto y aún posible

William Stanley Merwin

¡Feliz Navidad!

Belén instalado en el Mercado Central de Valencia

El Belén de Navidad tiene su origen en la Edad Media. La primera celebración navideña en la que se montó un belén para la conmemoración del nacimiento de Jesucristo tuvo lugar en la Nochebuena de 1223, cuando Francisco de Asís decidió reproducir la tradición cristiana en una cueva próxima a la ermita de Greccio (Italia). Éste en colaboración de Juan de Grecio, comenzó los preparativos y nueve días antes del 25 de diciembre convocó a todo el pueblo para celebrar una misa en presencia de la representación del nacimiento.

En poco tiempo, esta tradición se comenzó a popularizar. A partir del siglo XV se empezó a generalizar la costumbre del belén y en 1465, se fundó en París la primera empresa fabricante de figuras del belén. Más tarde llegó a Madrid y en 1471 se creó el primer taller belenista en Alcorcón.

La República de Siena, Lisboa y Barcelona fueron los siguientes en retomar esta iniciativa que poco a poco fue ganando cada vez más público. En la actualidad existen numerosos talleres artesanales en Cataluña, Murcia, Andalucía y algunos otros en el resto de España que continúan haciendo figuras del belén.

Sobre “La senda hacia lo diáfano”

Cita

“La senda hacia lo diáfano es, en orden temporal, el cuarto poemario publicado por Isabel Fernández Bernaldo de Quirós. Leyéndola recorremos esa senda hacia la claridad, tan necesaria, y lo hacemos con emoción contenida; no encontraremos en su obra fanfarrias y desbordes emocionales, sino la palabra cuidada, incluso estricta en su significado y sentido, y por ello lista para disfrutarla en todas sus posibilidades. Isabel Fernández Bernaldo de Quirós nos lleva por el poema hasta su remate, donde nos sorprende con versos breves a modo de sentencias que condensan su decir”.

Alfonso Cebrían

 

a través de Reseña de Alfonso Cebrían sobre “La senda hacia lo diáfano”