Callejeando

Lo mejor para disfrutar de una ciudad es callejear sin rumbo fijo.

Callejear no es detener el tiempo, sino adaptarse a él sin que nos atropelle.

La ciudad pensara entonces que no somos un visitante como cualquier otro. Y abrirá las puertas de lo invisible que sustraía a las otras miradas.

Pierre sansot