Más allá del tiempo

Apalabrando los días

Hay un tu y un yo
que solo saben de ti y de mi
los propios pronombres del verbo.

En el universo dehiscente
que alberga los sueños transgresores,
sin estar, fuimos,
y fuimos porque somos
-más allá del laberinto del tiempo-
amantes en lo etéreo.

(De mi libro “Las farolas caminan la calle”, Ediciones Vitruvio, 2017)

Ver la entrada original