Feliz Año Nuevo 2018

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas
defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos
defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias
defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres
defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa
defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.

Mario Benedetti

Viejas nuevas postales de Granada

Granadino: si buscas a Granada

en Granada, verás que la ciudad

te oculta la ciudad y no es verdad

lo que ves. Tu ciudad imaginada

existe en tu recuerdo y en tu edad  

pero tu recuerdo es olvido, es nada

y el Lago lava a diario la soñada

historia que a diario inventa la ciudad.

Granada es la presencia de su ausencia.

Granada la construye tu esperanza

Y lo que ves es sólo tu deseo.

Por eso su belleza, según creo,

desconcierta al tiempo con su esencia

pues nunca es realidad, sino añoranza.

Pablo Antonio Cuadra

 

Atuendo azul

Recuerdo la primera vez que la vi. Marguerite llegó de Lyon con su atuendo azul. Tenía aplomo, un gran aplomo. Había una tranquilidad digna en su regio porte que infundía confianza. Por aquel entonces aún no sabía que era mi abuela, la mujer que durante años fue el silencio en mi casa.

Yolanda Ibarra