Postureo

Imagen

Es mentira

Es mentira que sepa lo que quiero, es mentira que cante por cantar, es mentira que sea mejor torero con toros de verdad. Es mentira que no tenga ambiciones, es mentira que crezca mi nariz, es mentira que escribo las canciones de amor pensando en tí. Te digo que… es mentira que fuí ladrón de bancos, es mentira que no lo vuelva a ser, es mentira que nos quisímos tanto (parece que fue ayer). Te juro que… es mentira los Reyes son los padres, es mentira que ha muerto el rocanrol; es mentira que sepan a vinagre los besos sin amor. Para mentiras las de la realidad promete todo pero nada te da, yo nunca te mentí más que por verte reir. Menos piadosas que las del corazón son las mentiras de la diosa razón, yo solo te conté media verdad al revés (que no es igual que media mentira). Es mentira que no tenga enemigos, es mentira que no tengan razón; es mentira que acepte que el ombligo del mundo no soy yo. Es mentira que nunca te he mentido, es mentira que no te mienta más; es mentira que un bulo repetido merezca ser verdad. Es una gran mentira que mientan los boleros; non e vero que nos dieran las diez; es mentira que sea un caballero cuando nadie me ve. Repito que… es mentira el cristal con que me miras; es mentira que dude de dudar; es mentira que más de cien mentiras no digan la verdad. Para mentiras las de la realidad promete todo pero nada te da, yo nunca de mentí más que por verte reir. Menos piadosas que las del corazón son las mentiras de la diosa razón, yo solo te conté media verdad al revés. Mejor que yo miente la necesidad; sabe de sobra como hacerte llorar; mi crimen fue vestir de azul al príncipe gris. Mira las piernas de la desolación, llevan las medias que rompió la pasión; yo sólo canto en blues del que perdió el autobús. Los sueños dicen la verdad corazón; dímelo todo, miénteme, por favor; yo sólo pretendí comer reina con alfil. Pídele cuentas a la pura verdad que no se pringa, que no tiene piedad; yo sólo me colgué medallas que no gané.

Joaquín Sabina

Atardecer en el puerto

Doña luz xvii
lloverás en el tiempo de lluvia,
harás calor en el verano,
harás frío en el atardecer.
Volverás a morir otras mil veces.
Florecerás cuando todo florezca.
No eres nada, nadie, madre.
De nosotros quedará la misma huella,
la semilla del viento en el agua,
el esqueleto de las hojas en la tierra.
Sobre las rocas, el tatuaje de las sombras,
en el corazón de los árboles la palabra amor.
No somos nada, nadie, madre.
Es inútil vivir
pero es más inútil morir.

Jaime Sabines