Atuendo azul

Recuerdo la primera vez que la vi. Marguerite llegó de Lyon con su atuendo azul. Tenía aplomo, un gran aplomo. Había una tranquilidad digna en su regio porte que infundía confianza. Por aquel entonces aún no sabía que era mi abuela, la mujer que durante años fue el silencio en mi casa.

Yolanda Ibarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.