Fatigas del querer

Levanté la mano para pedir otra cerveza. Allí, sentada, con los ojos cerrados, sentí que Camarón me susurraba al oído…

Fatigas del querer, 
fatigas del querer,
son las fatigas más grandes
que un hombre ‘puea’ tener,
tener, tener. 

— Vamos a cerrar— gritó el camarero.

Yolanda Ibarra

 

4 pensamientos en “Fatigas del querer

      • Pues no, en fallas no estaré por allí porque me espantan las explosiones hasta la de los petardos que tiran los niños. No viví las de Valencia, sí las de Denia y disfruté de todo menos del ruido que me sobresaltaba el corazón a cada momento.
        Felices fallas a ti, Leo.

        Me gusta

      • Ya se sabe,Isabel, fallas y petardos son palabras casi sinónimas, y si te espantan las explosiones no es un buen lugar para ti la ciudad de Valencia esta semana.
        Yo, por mi parte, no es que sea un entusiasta de los petardos, pero tampoco me asustan, así que el próximo miércoles (si el tiempo no lo impide) estaré por Valencia, disfrutando del ambiente de la “plantà” y haciendo fotos.
        Gracias por tu comentario y feliz semana… sin fallas.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s